About

Atención centrada en la familia

Phoenix Children's Hospital reconoce que la familia es la fuente principal de cuidado y es la que toma las decisions acerca de la vida del niño. El Consejo Familiar de Asesoría ayuda a la administración del Hospital y al personal médico a ofrecer una atención centrada en la familia para asegurar que todos los aspectos de la visita hospitalaria y cuidado clínico del niño son receptivos a las necesidades de la familia.

Nuestro compromiso hacia una atención centrada en la familia significa que nosotros:

  • Reconocemos que la familia es una constante en la vida del niño.  
  • Valoramos a la familia del paciente como miembros importantes del equipo de cuidado de salud.
  • Respetamos la singularidad de cada familia, reconociendo las fortalezas de cada familia y los diferentes métodos para sobrellevar las situaciones difíciles.
  • Escuchamos con atención y tratamos de entender los diferentes puntos de vista y necesidades de los pacientes y de sus familias.  
  • En forma continua, compartimos la completa, clara e imparcial información acerca de la condición del niño.   
  • Aseguramos completa privacidad y confidencialidad.

Aprenda más acerca de su papel dentro de nuestro equipo de cuidado de salud.

Junta de asesoría infantil

Phoenix Children's Hospital fue el primer centro pediátrico en el país que estableció una Junta de asesoría infantil, y ellos sacaron el máximo provecho de esta oportunidad. Desde sus comienzos en 1995, la Junta  ha sido instrumental en traer el punto de vista del niño a los procedimientos y a las instalaciones del hospital, contribuyendo con una multitud de sugerencias que han profundizado en forma consistente el entendimiento que Phoenix Children's tiene acerca de lo que significa ser un hospital orientado a los niños.

Los sentimientos y el comportamiento de su niño

Phoenix Children's Hospital hará todos los esfuerzos para que su niño se sienta tranquilo durante su estadía en el Hospital. Sin embargo, su niño podría sentirse alterado y tener miedo. Usted puede ayudar reconociendo los temores de su niño.


Los niños, especialmente aquellos menores de 6 años, pueden temer ser abandonados por sus padres. Si unos de los padres permanece con el niño el mayor tiempo posible, es una ayuda, especialmente durante los momentos de mayor tensión (por ejemplo el primer día en el Hospital, la noche antes de la cirugía y cuando se realizan los procedimientos). Hay situaciones, (por ejemplo, justo antes de la cirugía) en que los padres no pueden estar con el niño. Alguien del personal se quedará con su niño para apoyarle durante esos momentos.

Muchos niños temen ser castigados y piensan que se encuentran en el hospital porque hicieron algo "malo." Se les debe asegurar que no están siendo castigados.

Los niños podrían temer que sus cuerpos serán dañados debido a los procedimientos médicos. Si su niño tiene programada una cirugía, explíquele la cirugía en un lenguaje simple y asegúrele que la cirugía es en una sola parte del cuerpo. 

Hasta los niños más grandes lloran o actúan como bebés durante su estadía en el Hospital. Esto es normal. Es importante no regañarlo si llora.  

También es posible que su niño podría tener algo de dificultad para acostumbrarse o ajustarse a estar en casa después de haber estado en el Hospital. Podría tener problemas para dormir, aferrarse más a sus padres y regresar a ciertos comportamientos de antes, como por ejemplo, chuparse el dedo. Por lo general los niños vuelven a su rutina normal en un plazo corto de tiempo.

Las medicinas de su niño

Nuestros farmacéuticos y técnicos de farmacia desean ayudarles a usted y a su niño a entender sus medicinas. Éstas son algunas sugerencias para que usted pueda ayudar:

  • Entréguele a la persona que cuida a su niño una copia de la lista de las medicinas que toma en la casa. Si no hay suficiente tiempo, traiga las medicinas.  
  • Indíquele a la enfermera o al farmacéutico qué tipo de medicinas prefiere su niño - por ejemplo, si prefiere tabletas a la medicina líquida.  
  • Si alguien viene a darle una medicina a su niño, pregunte para qué se la están dando.  
  • Asegúrese que revisen la pulsera de identificación antes de que le administren cualquier medicina.  
  • Pida información escrita acerca de las medicinas de su niño, o si así lo desea, pida la oportunidad de hablar con el farmacéutico.
  • Sepa para qué son las medicinas que su niño toma en la casa, cuánto darle y por cuánto tiempo se la tiene que administrar.  
  • Sepa a quién llamar si tiene preguntas o si se presenta algún problema en la casa.
  • Si su niño necesita medicinas después de salir del hospital, planee con anticipación y lleve la receta a su farmacia local para surtirla. 

Share this page: 

|